Editoriales

#ArticuloBananero| ¡Bonita la cosa! Así cualquiera gobierna

Publicado el 9 enero, 2019 por Administrador
Lenín Moreno prepara el escenario: llama a una cadena nacional; da la directriz al contingente mediático para levantar la cortina de humo; lanza las mentiras como experto teatrero, cerrando el telón y escondiéndose de tras de él; se escabulle tranquilo y desaprensivo en medio de la ofuscación creada por él mismo porque no habrá quién le reclame. ¡Ese es el truco! Entre más lejos está de los que lo eligieron, es decir, de los que hace rato empezó a odiar, más es la soltura de su lenguaje y mayor es su desprecio. Por lo que vemos, su odio se incrementa en proporción de los abrazos y elogios de los que le encargaron la tarea de entregarles el poder político.

   Según el doctor Augusto Tandazo, experto petrolero, y detractor activo contra el régimen del presidente Rafael Correa, la supuesta auditoría de las Naciones Unidas es una gran mentira. Declara que el informe fue hecho por empresas extranjeras. ¡No fue hecho por la ONU! Entonces, hay conflicto de intereses. Por otro lado, Ricardo Patiño y Rafael Correa han conminado a Lenín Moreno a que dé evidencia del citado informe. Por lo expuesto, Moreno nos está vendiendo gato por liebre. Por dignidad propia, no podemos permitir que se nos burle como si fuese el guapo del barrio.

   Es impresionante ser testigo de cómo  el profético tango, El Cambalache, se sincroniza con las aberraciones de nuestro Ecuador de hoy. Dado que “hoy resulta que es  lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador… ¡Todo es igual! ¡Nada es mejor! Lo mismo un burro que un gran profesor…”  ¡Ojo! Son por estos senderos donde los malhechores viven del cuento y hacen su carnaval disfrazados de samaritanos. “Todo por el más humilde” es el mantra que pregonan.
   Asimismo, no es de sorprenderse que por los corredores del poder desfilen cuenteros imponiendo su “verdad”. Incautos, que sin haberse percatado en lo que se metían, ahora se dan cuenta, a lo mejor ya tarde para nuestro pesar, de que la horma de su zapato es más grande de lo que pensaban. O, mejor dicho, nunca pensaron que el arte de gobernar es más complicado de lo que se imaginaron.

   Ahora Lenín Moreno es capaz y audaz, pero para el mal. De la nada, saca un nuevo conejo del sombrero y para nuestra indignación tenemos una nueva mentira: cita a las Naciones Unidas sobre el sobreprecio de cinco obras estratégicas con el único fin de dañar honras. Embiste contra todo, pormenorizando el hecho de que él mismo fue parte del régimen que inculpa. Escupe arriba y no siente lo que le cae. 
   Uno pregunta: ¿cómo es posible hacer tal mentira? Es posible porque en un entorno blindado por los medios, el mentiroso no tiene que dar cuentas a nadie de lo que aflore en sus labios. ¡Qué le importa a él!, si siempre estará blindado y lejos de la indignación del ciudadano. Cuando llegue la hora de rendir cuentas, aquel que gobierna por encomienda de opulentos terceros, se quedará perplejo y mudo y repetirá sus vergonzantes respuestas como en Manabí: “¡Queremos agua para producir”! “Ajá”. “¡Crédito!” “Ajá”.  “¡Canales de riego!“ Ajá. ¿No será que por eso ya no aparece? Así gobierna: del “no sé” al “¡ajá!”. ¡Bonita la cosa!

 Luis Alfredo Castillo 
Fuente: República del Banano

#ArticuloBananero| “Alicia del país invisible”

Publicado el 16 diciembre, 2018 por Administrador
img_2673
   Las palabras bonachonas del señor presidente lo dicen todo. Para él solo le basta comer un arroz con huevo para estar feliz. Incluso, al hacerlo, ya muy suelto de huesos, duerme tranquilo al punto que le “importa un bledo” el país. Es una frase lapidaria para un hombre de a pie, pero para un presidente de 17 millones de ecuatorianos, no hace más que exhibir su repetida exigua cautela al desbordarse con tal humildad fingida. ¿No será que debido a sus habituales tropiezos está contando los días para “largarse” de su cargo que “nunca lo quiso”? ¿O, porque a la hora de gobernar y articular su visión erudita se enmudece con el aparatoso e irresponsable “no lo sé”?
   ¿O, será que el señor presidente vive en su mundo idílico? Como la memoria es frágil y como el ecuatoriano por lo general no lee para obtener criterio crítico formado a partir de su propio análisis, le es fácil crear una realidad que va en contra de lo que la historia realmente evidencia. Ya empezamos a ver cómo se va asentando en la opinión pública que el Ecuador era un país en el que vivíamos mejor. Es decir, en un romántico análisis el país se constituía en casi una citadel del buen vivir.  Por obra y gracia de su historia y el hacer político, todo funcionaba bien. Pero, ¿siempre fue así? ¿Para quién?
   Tal es el hechizo invisible al que hasta nos quieren hacer regresar, a hacernos repatriar a aquel Ecuador de antes del 2006. Nos quieren hacer creer que los pobres y los ricos convivían en armonía, cada cual haciendo lo que el destino le había legado, cada cual en su determinada función desempeñándose de mil maravillas. Incluso nos quieren hacer creer que el cruce de clases sociales era algo de envidiar. Lejos….muy lejos…quedaba la lucha de clases sociales. Hasta nos quieren hacer creer que los medios privados, por su parte, informaban con apego estricto sobre la verdad y que la deontología guiaba la misión de siempre ser libres e independientes.  Era el cuarto poder, ¿era la voz de los indefensos ante los abusos de la burocracia y de los políticos de turno? Entonces, ¿a qué se dio el éxodo de millones de ecuatorianos? ¿ No era más que un flujo caprichoso de noveleros que se aprovechaban del momento para darse una vuelta por Europa, incluso dejando en vilo su condición económica? ¿Los hospitales acogían a los enfermos sin temor alguno porque encontrarían medicina, junto al sin par cuidado del equipo médico? Y, que ¿solo era cuestión de tiempo para que el enfermo convaleciera? Además… aquellas carreteras, flamantes pistas, con señalización vertical y horizontal, plácidamente incitaban a hacer turismo … y las transacciones comerciales hacían su travesía, de norte a sur, de este a oeste, con la brevedad de países desarrollados, ¿no?. ¿Y las escuelas con nueva infraestructura? Estructura que prometía fuerza laboral inagotable y de eficiente calidad en sus estudiantes ¿no? Ese país… en el que la democracia fluía como una gran máquina bien equilibrada, bien aceitada, excepto el pequeño tropiezo de tener siete presidentes en diez años. Ese país en el que la corrupción, aunque sí admiten por el peso de la naturaleza humana, existía, pero que nunca llegó a la proporción en la que estamos inundados. ¡Y que la justicia, ni de qué hablar! ¡Todo era un crisol, referencia latinoamericana! Bienvenidos al mundo de Alicia del país invisible.
   De pronto, todo este mundo se desmoronó. Un grupo de avezados forajidos frenó este encanto. Se hizo lo que nunca se perdonaría, ni se podría permitir que haya la mínima posibilidad de su regreso. Por tanto, la tarea impostergable era la erradicación del correismo, borrando, desvirtuando lo logrado. Pero eso ya es una tarea mucho más difícil. Las obras hablan por sí mismas. El tiempo dará la perspectiva para que incluso los contrarios digan, “no comulgaba con el gobierno anterior, pero al comparar con este gobierno, el anterior era mucho mejor”. Aunque para mis ojos, que recién habían recorrido las carreteras europeas, parecía que el país finalmente empezaba a cimentar los peldaños básicos que lo haría despegar para alcanzar mayor distribución de la riqueza y desarrollo debido a los cambios estructurales, bien en lo económico como en lo político, social y cultural.
   En la medida que nos engatusan, de manera súbita y caprichosa, mayor es el terreno fértil para que los que perdieron en las urnas implementen programas de gobierno que no reflejan la voluntad de los votantes. Estos programas, lejos de continuar los logros del régimen anterior, terminan siendo apropiados por las mentes que no reflexionan, ni se dignan a hacer un examen más riguroso de la historia. Parece que la persuasión de los que defienden sus parcelas de poder, encarrilan a la gente a tomar decisiones que le son contrarias a su interés.
Luis Alfredo Castillo
Prensa República Del Banano (Fuente)

SE FUE

Escrito por María Dolores Roura

Algunos lo despidieron entre lágrimas como “algo nunca antes visto”, como diría mi madre. Otros se “alegraron” (así entre comillas) porque se quedaron con veneno aún en la lengua y al parecer, con esto de la mano extendida, muy probablemente van a tener que tragarlo. No faltaron los desatinados que preferían que se quede probablemente porque la razón de su odio se marchaba y perdían la posibilidad de destacarse mientras ensayaban más acusaciones e insultos en su contra.
Lo cierto es que, aunque muchos no quieran aceptarlo, se fue El Personaje que dio un giro de 180° al país provocando eso sí, pasiones de todo tipo entre seguidores y detractores.
Se le acusó de irreverente, autoritario, confrontador, dueño de la verdad, insultador y no está muy lejos de ser cierto, demasiado belicoso para mi gusto, sin embargo su personalidad apasionada fue la que le permitió devolverle autoestima a un pueblo que se estaba volviendo, sumiso, avergonzado, acostumbrado a la mediocridad y al servilismo.
Fue necesario ser irreverente y autoritario para neutralizar a la insaciable clase dominante, a la banca usurera, a la prensa falsa, a la iglesia promotora de la pobreza, al imperialismo, a las transnacionales petroleras, a los acreedores de la deuda ilegítima, a la cúpula militar que lucra del Estado y esclaviza a la tropa, a la dirigencia indígena victimizada y prostituida con migajas de poder, a la izquierda callejera que no logró más que romper uno que otro cristal de vez en cuando… no me imagino haberlo logrado de otra manera. Sólo su frontalidad y bravura, acompañada de su innegable liderazgo le permitió incomodar a los poderes fácticos y a sus acólitos para permanecer legitimado en las urnas una y otra vez, durante los últimos 10 años.
Sus más fervientes detractores son los que más se le parecen en aquello de insultadores y dueños de la verdad, nunca antes se ha escuchado tanta insolencia en contra de un Presidente de la república mientras se desgañitaron reclamando libertad de expresión, por eso digo, aunque nunca me ha gustado la descalificación como estrategia para defender ideas, por lo menos Correa la utilizó para grandes objetivos como intentar redistribuir la riqueza y equiparar derechos y oportunidades, la oposición, desde la izquierda a la derecha, la utilizó por odio personal a un hombre que, equivocado o no, trabajó sin parangón en la historia reciente del Ecuador.

La dictadura de Moreno es fruto de su síndrome “del beneficiado rencoroso”

LaFede
25 de noviembre de 2018

¿Qué le pasó a Lenín Moreno? ¿Cómo es posible que el actual presidente de Ecuador pudiera llegar hasta aquí? Vilipendiar los grandes resultados que la Revolución Ciudadana, tratar al Presidente Correa como el peor cataclismo que tuvo el país, cuando en realidad guió la mayor oportunidad de rescate de todo un pueblo; hacer detener y llegar a quitarle el cargo (ambas cosas de forma ilegal) a su Vicepresidente Jorge Glas, perseguir a las personas que hasta ayer eran sus compañeros y que, hasta ayer, cortejó para tenerlos dentro del gobierno…

El objetivo no es aquello de desaparecer físicamente a los opositores, como se lo hacía en los años sesenta, porque la memoria se queda más firme que nunca y el dolor une antes que disgregar, sino aniquilar el lazo de confianza entre el pueblo y sus representantes. Con la ayuda de un sistema de medios distorsionados por los intereses económicos, se quiere desaparecer la esperanza del pueblo hacia la opción de justicia y rescate social.

Al destruir la imagen de aquellos que eran considerados los representantes de los descamisados (para decirlo a lo Evita Perón), de los últimos, de los pobres, entonces se destruye la opción a la esperanza. Se induce a quienes pertenecen a la clase media alta a que apoye a las oligarquías de la cuales, tal vez en algún momento, se podrían beneficiar, y, quienes son pobres o trabajadores de baja remuneración, a dejar de creer en la política como medio de rescate. Y esta vez la desilusión podría ser tan grande que dejarían de creer en el cambio: “Si hasta en la única Revolución que la vida me dio la oportunidad de vivir, estuvo repleta de corruptos” –como se quiere hacer creer- “entonces muy probablemente no creeré más en la opción colectiva y cooperativa”, crecerá el individualismo y el regreso al neo-liberalismo más extremo será más fácil.

Pero si el mecanismo, que se replica como en Ecuador también a nivel internacional, me quedaba claro; en el caso de Moreno me quedaba el interrogante. Trabajar codo a codo con coidearios, inevitablemente hace crecer sentimientos de amistad, de empatía, de afecto. Por cuanto puedes no ser compatible con alguien, algo de humanidad debe quedar para aquellas personas. Entonces, ¿cómo pudo Moreno convertirse en persecutor de sus ex compañeros y de sus sostenedores?

Fue Correa quien personalmente lo apoyó como candidato a Presidente y muy probablemente sin este apoyo nunca hubiera ganado. Fue Ricardo Patiño quien lo sostuvo en el debate interno para que sea Moreno el candidato, quizá hizo incluso más de un paso atrás para él mismo. Fue Jorge Glas que lo suportó en la campaña, cargándose de los viajes y de la labor que Moreno, por su condición física, no lograba cumplir. Fue Fernando Alvarado que pensó su estrategia de medios y campaña.

¿Cómo pudo? Pues, la respuesta la encontré en la psicología, se llama síndrome rencoroso del beneficiado. Es reconocida como una “enfermedad del alma que tiene que ver con la envidia” y puede convertirse en un verdadero síndrome. “Es la excelencia de la ingratitud (…). Aquel sordo injustificado rencor que atrapa como una verdadera enfermedad, como una fiebre delirante, a aquellos que han recibido un beneficio, porque esa condición los pone en evidente “deuda de reconocimiento con el benefactor”. Dice la psicóloga M. R. Parsi en su libro “Ingrati. La síndrome rancorosa del beneficiato”, y sigue: “el benefactor se convierte en un peso del cual liberarse y alejarse, hasta llegar a penalizarlo y calumniarlo”.

Este síndrome está relacionado con el proprio sentimiento de impotencia y las limitaciones afectivas, que necesita la ayuda de otros para superar su propia imposibilidad, su incapacidad para solucionar las problemáticas solo. Y lo que pasa es que –explica la sicóloga- cuando el benefactor ayuda al beneficiado, entonces se evidencia (según el subconsciente del enfermo) su complejo de inferioridad y la admiración se convierte en envidia.

La Parsi explica la existencia de varios tipos de benefactores, entre ellos uno es aquel del Beneficiado-Traidor: en cuanto recibe el beneficio, quiere ver la derrota del benefactor, su satisfacción está en traicionarle, porque nunca pudo soportar la “envidia por la capacidad de belleza y bien del Benefactor”. “Le golpea a sus espaldas, debido a que sabe que nunca será como el otro”.

La autora del libro, ni conoce a Lenín Moreno, pero bien describe su síndrome. Me da pena el actual Presidente del Ecuador, por su debilidad, suprime todos los progresos de un pueblo que había recuperado su orgullo y su dignidad, que vuelve a ser considerado “lo típico que pasa en América Latina: países sin institucionalidad, que hacen un paso adelante y varios atrás, que no son capaces de mantener su soberanía”, en fin, su dignidad, cuando en cambio, con Correa, ese mismo pueblo había sido el ejemplo para el mundo que sí se puede revertir el orden de prioridad de una sociedad en forma más equitativa y solidaria.

El Cáncer se cura

COPIENLO Y DIFUNDANLO ANTES QUE BORREN ESTA INFORMACION LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES DE MEDICINAS CIENTIFICAS.

FUENTE: FACEBOOK

El Dr. Gupta dice: Nadie debe morir de cáncer, excepto por descuido;
(1) El primer paso es detener todo el consumo de azúcar, sin azúcar en el cuerpo, la célula cancerosa moriría de muerte natural.
(2) El segundo paso es mezclar un limón en una taza de agua caliente y beberla por 1-3 meses hará que el cáncer desaparezca... según una investigación del Maryland College of Medicine, es 1000 veces mejor que la quimioterapia.
(3) El tercer paso es beber 3 cucharadas de aceite de coco orgánico, mañana y noche, y el cáncer desaparecería, puede elegir cualquiera de las dos terapias después de evitar el azúcar. La ignorancia no es excusa; He estado compartiendo esta información por más de 5 años. Dejen que todos a su alrededor sepan. Dios los bendiga.
"Dr. Guruprasad Reddy B V, OSH ESTADO UNIVERSIDAD MÉDICA MOSCÚ, RUSIA
Animamos a cada persona que recibe este boletín para que lo envíe a otras diez personas, sin duda se salvará al menos una vida ... Hice mi parte, espero que pueda ayudar a hacer su parte. gracias!
Beber agua caliente con limón puede prevenir el cáncer. No agregue azúcar. El agua caliente de limón es más beneficiosa que el agua fría de limón.
El agua caliente de limón mata las células cancerosas
Agregue agua caliente a 2-3 rodajas de limón. Haz que sea una bebida diaria
La amargura en el agua caliente con limón es la mejor sustancia para matar las células cancerosas.
El agua fría de limón solo tiene vitamina C, no hay prevención contra el cáncer.
El agua caliente de limón puede controlar el crecimiento tumoral del cáncer.
Las pruebas clínicas han demostrado que el agua caliente con limón funciona.
Este tipo de tratamiento con extracto de limón solo destruirá las células malignas, no afecta a las células sanas.
Luego ... ácido cítrico y polifenol de limón en el jugo de limón, pueden ayudar a reducir la presión arterial alta, prevención eficaz de la trombosis venosa profunda, mejorar la circulación sanguínea y reducir los coágulos sanguíneos.
¡No importa cuán ocupado estés, por favor encuentra el momento para leer esto, y luego comparte a todos Tus contactos.