Francisco Plaza: “Las medidas económicas no deben tocar impuestos que benefician a la salud de los ecuatorianos” | Ecuador en línea

Francisco Plaza: “Las medidas económicas no deben tocar impuestos que benefician a la salud de los ecuatorianos”

Captura de Pantalla 2019-11-12 a la(s) 11.58.21 Quito, 12 de noviembre.- La Fundación Médica Contra el Ruido, Ambientes Contaminantes, Drogas y Tabaquismo (Fumcoradt), expresa su preocupación por las decisiones económicas del gobierno, que proponen la reducción de impuestos a productos que generan afectaciones directas a la salud pública.

Francisco Plaza, coordinador de Fumcoradt, menciona que la decisión del gobierno de eliminar impuestos para reactivar la economía en el país es positiva, pero hay que diferenciar y no tocar tributos que son favorables para la salud pública y el bienestar de los ecuatorianos, entre ellos el Impuesto al Consumo Especial (ICE), que grava a productos como cigarrillos, licores y cervezas.
Luego de la crisis social que sacudió al Ecuador y la derogatoria del Decreto 883 que eliminaba el subsidio a los combustibles, la respuesta del ejecutivo fue la implementación de una serie de políticas enfocadas en la recuperación fiscal con carácter urgente.
Uno de los puntos que le preocupan al doctor Francisco Plaza es la reducción del ICE aplicado a la cerveza artesanal y el artículo 68 del Proyecto de Ley de Crecimiento Económico que pretende eximir a este sector del uso de timbres fiscales, causando un “grave retroceso” en las políticas sanitarias del país.
“Es necesario que reforcemos las políticas de control de estos productos. Que avancemos en aquellas áreas donde estamos rezagados. Las medidas económicas no deben tocar impuestos que benefician a la salud de los ecuatorianos, previniendo casos de adulteración, falsificación y falta de control sanitario”, señala Plaza.
El consumo nocivo de alcohol genera pérdidas sociales y económicas importantes en cada país. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se producen 3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol.
En el país, las afectaciones que provoca el consumo nocivo de alcohol y otras adicciones en la economía equivalen a 6,18 millones de dólares en términos de gastos en salud, de acuerdo con la Pro forma Presupuestaria del Gobierno de 2019. Por esta razón, una de las principales recomendaciones de la OMS es “reducir la demanda mediante mecanismos tributarios y de fijación de precios”.
En Ecuador, se busca cumplir esta recomendación a través del proyecto SIMAR (Sistema de Identificación, Marcación, Autentificación y Rastreo), que es administrado por el Servicio de Rentas Internas (SRI) y tiene como objetivos la protección de la salud de los consumidores, la protección de los recursos fiscales, la competencia leal entre agentes económicos y la lucha efectiva contra prácticas ilícitas como adulteración y falsificación.
“Sin embargo, en las últimas semanas el discurso económico se ha enfocado en promulgar la eliminación de impuestos sin diferenciar aquellos que son favorables para la sociedad ecuatoriana”, enfatiza el galeno.
En 2013, la OMS publicó un estudio que situaba al Ecuador como el segundo país con la mayor tasa de consumo en América Latina (9,4 litros por habitante). Sin embargo, gracias a las políticas de control implementadas, este panorama cambió en los últimos cinco años y la tasa de consumo se redujo drásticamente (4,4 litros por habitante), de acuerdo con el Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud de 2018 de la OMS.
Pese a estos avances, el gobierno ha recalcado la necesidad de brindar beneficios a los productores de cerveza artesanal sin realizar evaluaciones ni presentar exámenes técnicos que justifiquen la reducción de impuestos, argumentando que esta industria genera empleos y tiene “grandes” tendencias de crecimiento.
Los principios de la OMS son claros, a mayor contenido alcohólico, mayor debería ser el impuesto. Pero esta norma no se cumple en Ecuador, porque la cerveza artesanal, que usualmente contiene mayor cantidad de grados de alcohol, es la que grava menor cantidad en impuestos ($ 1,50 por litro de alcohol puro), a diferencia de la cerveza industrial (mínimo $ 8,49 por litro de alcohol puro), según las recientes modificaciones al ICE dispuestas por el gobierno.
Adicionalmente, la Constitución consagra el principio de progresividad del sistema tributario. El ICE aplicado a la cerveza artesanal es totalmente regresivo dado que es un producto más caro que una cerveza industrial, está destinado al consumo de personas con más poder adquisitivo y tributa menos.
Para Francisco Plaza, esta situación es crítica, porque en lugar de disminuir los impuestos, éstos deberían aumentar. Él propone que exista un “control total” a este tipo de productos. “Con la justificación de que se está impulsando el emprendimiento, buscan eliminar este impuesto tan necesario. Por esta razón, Fumcoradt se suma a este llamado vital, para insistir en la vigilancia y control de los productos de consumo especial, como la cerveza el licor y los cigarrillos, que generan un alto costo al sistema de salud y pérdidas significativas en la economía”.
Desde su ejecución en 2017, el SIMAR ha permitido la marcación de más 2.400 millones unidades de cerveza industrial y artesanal, según detallan las cifras más actuales del SRI. La implementación del proyecto y de la aplicación móvil “SRI SIMAR” brinda a los consumidores la posibilidad de verificar los productos y proteger su salud contra adulteraciones y falsificaciones.
Por otra parte, el proyecto le ha permitido al Estado mejorar sus resultados en términos de aumento de la recaudación, logrando una tasa de más de 420% de recaudación del ICE aplicado a cerveza artesanal desde que inició el SIMAR y de formalización de los fabricantes. De esta forma, la cantidad de fabricantes de cerveza artesanal registrados en el catastro de contribuyentes aumentó en un 850% desde el inicio del SIMAR.
La supresión de estas políticas no solo produciría una reactivación de la informalidad en el sector cervecero artesanal. Para Francisco Plaza, el problema de fondo es que se establezca un precedente, para se elimine el control fiscal a otros sectores que también se encuentran controlados, bajo el argumento de reactivar la economía.
Este escenario, a decir del médico oncólogo, es muy probable, debido a que ha existido una fuerte presión de parte de la industria tabacalera para eliminar el uso de etiquetas fiscales en los cigarrillos. “Por eso nuestro llamado es a defender estas políticas y solicitar que se refuercen los controles en este tipo de productos. Hay que evitar que se anteponga el interés económico por encima de la salud del pueblo ecuatoriano”, concluye el especialista.

Fuentes:



ESPACIO PUBLICITARIO

Está en HechosEcuador, medio de comunicación digital. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. SOBRE NUESTRAS POLITICAS

www.cerotec.net
Cerotec